Cuentas vs. Cuentos #1

Declaración de intención, o proyecto de datos abiertos, de JuntasNosCuidamos:

 

Antes que nada quisiéramos declarar nuestras intenciones de implementar una política de datos abiertos en un futuro cercano, como parte de nuestra práctica política. La razón por la cual deseamos implementar ésta práctica es simple: Los datos cerrados, guardados, reservados, no tienen utilidad política, no es posible utilizar los resultados de una data en el discurso si no están socializados.

En Venezuela la práctica de reservar, e inclusive ocultar datos es lamentablemente muy común. Las organizaciones sociales e instituciones que manejan datos rara vez los hacen públicos, y cuando lo hacen muchas veces se debe a que dichos datos han sido vendidos o se ha recibido un pago por su publicación. Han convertido a los datos en un negocio.

En JuntasNosCuidamos creemos que los datos deben ser abiertos, libres, estar disponibles para ser usados por todas las mujeres y personas que lo deseen. Este proyecto forma parte indispensable de una correcta socialización del discurso, y es para nosotras parte importante de nuestra coherencia política.

Pretendemos unirnos a un tipo de militancia informática muy activa por el derecho a la información de todas y todos y la transparencia de nuestra gestión como militantes. Si quieres saber más sobre los datos abiertos y este universo de militancia informática puedes iniciar con OPEN DATA HANDBOOK.


Haz clic en el botón para dirigirte al sitio web

Así, ésta primera entrega de ‘Cuentas vs. Cuentos’ es el inicio de una serie de entregas trimestrales de los datos recolectados en nuestra plataforma, en las actividades de entrega de tratamientos y acompañamientos feministas de aborto, respetando siempre el derecho a la privacidad de nuestras usuarias. Esto quiere decir que compartiremos todos nuestros datos exceptuando aquellos relacionados con las identidades de nuestras usuarias, de acuerdo a lo establecido en nuestra ‘Política de privacidad y condiciones de servicio’.

Actualmente trabajamos en la construcción de la estructura que expondrá nuestros datos, que será un área de vital importancia en nuestro sitio web, y contendrá los siguientes datos:

1- Estado del país desde el que nos contactan.

2- Semanas de gestación.

3- Uso de método anticonceptivo (Sí/No, y de qué tipo).

4- Abortos anteriores (Sí/No).

5- Dedicación.

6- Nivel de educación certificado.

7- Ingresos económicos mensuales.

8- Profesión (si aplica)

9- Hijos/as (Sí/No, y cuántos).

10- Apoyo de otras personas (Sí/No).

11- Pareja (Sí/No).

12- Religión.

Éstos datos nos orientarán sobre las características de las mujeres que requieren interrumpir voluntariamente un embarazo no deseado en el país. Al aprender sobre ésto sabremos cada vez mejor qué es necesario en materia de educación sexual integral, anticonceptivas que se requieren, sobre las condiciones económicas, formativas, sociales que atraviesan, y su capacidad de acceso a tratamientos básicos para la salud sexual y la salud reproductiva. Podemos planificar, construir y ejecutar políticas de protección y desarrollo de las mujeres en éste importantísimo ámbito de sus vidas. Caminar hacia el empoderamiento del propio cuerpo.

Ésta información socializada puede servir a muchas instituciones y organizaciones que trabajan en el área de salud sexual y reproductiva. Podemos ser más acertadas en la planificación de nuestras actividades, acciones y proyectos al respecto.

También compartiremos, en otra área, las reflexiones y opiniones de las mujeres al respecto del aborto y sus derechos sexuales y derechos reproductivos. Sacaremos a la luz montones de verdades, que si bien son incómodas para muchas personas, son absolutamente necesarias afuera, donde tienen utilidad política y movilizadora.

Entre tanto preparamos nuestra área de almacenamiento y exposición pública de nuestros datos, iniciamos las entregas de nuestras ‘Cuentas vs. Cuentos’, con la intención de poner a rodar lo más ponto posible los resultados de nuestros primeros datos.

La primera muestra es de 200 mujeres que han contactado con nosotras para obtener un tratamiento para practicarse un aborto farmacológico seguro.


Emilia y Eva:

Equipo de análisis de datos de JuntasNosCuidamos


Nuestra primera entrega de Cuenta vs. Cuentos está llena de contra-argumentos sobre los estereotipos de las mujeres que abortan.

Frente a la sociedad en la que vivimos, predominantemente conservadora y pacata, las mujeres que abortan no son personas dignas en la comunidad. Pero la verdad es que las mujeres que abortan son cualquier tipo de mujer. Es casi seguro que todas y todos conocemos, nos relacionamos y apreciamos a muchas mujeres que han abortado en silencio, muchas de ellas son personas importantes en el desarrollo de comunidades e inclusive lo son para el país.

¡Acompáñanos! Te sorprenderás de nuestras estadísticas.


Cuento 1: Las mujeres que abortan son muy jóvenes e inmaduras, y no saben lo que quieren en la vida.

Nada más alejado de la realidad. Nuestros datos nos han mostrado que las mujeres que abortan son de cualquier edad,: En cualquier momento de la vida, a cualquier mujer, puede presentársele la situación de tener un embarazo no deseado, inclusive si ha estado usando un método anticonceptivo.

Cuenta 1: Las edades son muy variadas, pero se observa un porcentaje alto en mujeres de 21 a 25 años.

De hecho, el rango de 21 años a 50 ocupa el 75.72% de la totalidad de las usuarias de JuntasNosCuidamos. Se trata de mujeres mayores de edad, con una formación consolidada y completa claridad sobre lo que desean en la vida. Abortar para ellas ha sido una decisión firme, plenamente consiente y completamente coherente con ése momento de sus vidas.

Así la cuenta nº 1 ha rebatido el primer estereotipo (Cuento) sobre la edad de la mujer que aborta.


Cuento 2: Las mujeres que abortan son personas sin compromisos, que gustan del sexo casual, y por ello quedan embarazadas accidentalmente.

Probablemente éste es uno de los ‘cuentos’ más difundidos, y es completamente falso, no hay ninguna relación entre la decisión de practicarse un aborto y el compromiso de pareja. De hecho, la mayoría de las mujeres que acuden a nosotras se encuentran en una relación formal.

Cuenta 2: La cifra nos demuestra que incluso estando en una relación estable, muchas mujeres deciden abortar.

Así la cuenta nº 2 aplaza por completo al cuento. Éste argumento nefasto intenta culpabilizar doblemente a las mujeres por sus decisiones sobre su vida sexual y reproductiva.


Cuento 3: Todas las mujeres que abortan son mujeres sin hijas/os

Ésta afirmación también es falsa, pues, a pesar de que muchas de las mujeres que abortan no han tenido hijas/os, hay otro gran porcentaje, cercano a la mitad de las mujeres que nos contactan, que en efecto tienen hijas/os.

Cuenta 3: El 42,86% de las mujeres que nos contactan ya tienen hijos/as, de hecho un 14,29% son mujeres con más de dos hijas/os.

La elección de abortar no tiene ninguna relación con el nivel de empatía de las mujeres con las niñas y niños. Mujeres con hijas/os, incluso madres ejemplares han tomado la decisión de abortar en momentos específicos de sus vidas, en los que no es posible para ellas continuar con su embarazo.


Cuento 4: Las mujeres que abortan son personas sin educación formal, ignorantes.

El ‘nivel de educación certificado formalmente’ tampoco está relacionado con la elección de las mujeres de interrumpir un embarazo.

Cuenta 4: Como se puede observar el 92,12% de las mujeres que nos contactan han culminado al menos el bachillerato, y el 36,82% ya posee algún nivel universitario certificado, además del 50% de bachilleres, al menos la mitad está cursando estudios universitarios.

Justamente un nivel educativo mayor, o los planes de estudiar más, han influenciado en la elección de muchas mujeres de interrumpir un embarazo en un momento específico de sus vidas, donde tener un/a hijo/a puede causar graves problemas a su proyecto de vida, sueños y deseos.


Cuento 5: Las mujeres abortan bebés, abortan personas.

Éste es posiblemente el cuento más nefasto de todos, considerando que se requiere al menos de formación de sistema nervioso central para determinar que un embrión o feto tiene similitud con ser humano como ‘vivo’, y ésto no ocurre hasta después de la 26 semana de gestación.

Las mujeres que abortan, en una enorme mayoría lo hacen en una edad gestacional adecuada, en la que existe la presencia de una formación celular, que aún no posee ninguna característica humanizable.

De hecho, el aborto terapéutico es técnicamente muy parecido a muchos métodos anticonceptivos de uso corriente, ya que éstos no impiden la fecundación, sino que facilitan el desprendimiento del endometrio.

Cuenta 5: El 72,96% de las mujeres que nos contactan se encuentran entre la semana 0 y la semana 12 de gestación. Edades seguras y adecuadas para un aborto terapéutico.

En cualquier caso un embrión puede ser considerado una promesa de vida, pero no más de ésto, pues sus características no son concordantes con lo que consideramos un ser humano vivo. Las mujeres no pueden desarrollarse con libertad y plenitud si es posible condicionarlas con ‘una oportunidad de vida’, ésto debe ser una elección libre, consiente, y responsable.



Cuento 6: Incluso la mayoría de las mujeres se oponen al aborto voluntario.

Cuenta 5: El 100% de las mujeres que nos han contactado están de acuerdo en que el aborto debería ser un derecho de las mujeres consagrado en nuestras leyes, aunque sea en casos específicos. Y el 82.89% cree que debe ser libre, sin limitación causal.

Por supuesto éste cuento es absolutamente falso. Ninguna de las mujeres que han contactado con nosotras ha declarado no estar de acuerdo con su derecho a interrumpir un embarazo no deseado voluntariamente. La mayoría de las mujeres están de acuerdo con el aborto terapéutico voluntario, aunque no lo admitan públicamente, ya que está fuertemente satanizado.


Cuento 6: Las mujeres que abortan son ‘satánicas’, no tienen conexión con la ‘espiritualidad’

Éste cuento, bastante común, es vergonzoso y sin fundamentos. Se basa en simples creencias, y ha sido promovido por diversas iglesias.

Cuenta 6: El 54,05% de las mujeres que nos contactan para acceder a un aborto seguro profesan alguna religión, primando la católica, de cuya iglesia se ha atacado con más vehemencia el derecho de las mujeres a interrumpir embarazos no deseados o complicados entre otros derechos.

Las iglesias, en virtud de la salud y bienestar de sus feligresas, tienen una enorme deuda moral con las mujeres, especialmente con sus creyentes.

Éste es un llamado directo a éstas instituciones, para que hagan una revisión consiente de las consecuencias de sus imposiciones sobre las vidas de quienes les siguen. Sus sentencias sobre las decisiones de las mujeres en efecto han conseguido poner en peligro su salud y sus vidas.


En las próximas entregas de Cuentas vs. Cuentos incluiremos nuevos datos, para desarmar otros ‘cuentos’.

Continuaremos construyendo discursos basados en datos para oponernos con fuerza la vulneración de nuestros derechos más fundamentales desde la incorruptibilidad de la política de datos abiertos.

Al día 1 del mes de mayo de 2019. Siendo el día 65 del lanzamiento de éste sitio web, y habiendo sobrepasado las 2700 visitas.

Emilia Nava

Admin JuntasNosCuidamos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *