El aborto en Venezuela

«… Pienso que debemos rechazar esos sentimientos de culpa que los alientan, no solamente los patrones culturales, si no a veces nosotras mismas. Porque tenemos metido no sólo todas esas cosas de carácter religioso, social, que nos meten en la cabeza. También nosotras las internalizamos como si estuviésemos actuando mal… » ​

Argelia Laya Feminista venezolana

El aborto en Venezuela no es un tema nuevo, no es una discusión ‘de moda’, es un problema de salud pública brutalmente recrudecido por el contexto económico y sociocultural actual.

Ya en la década de los 50′ Argelia Laya, conocida también por su nombre de guerrillera como la Comandanta Jacinta, hablaba en voz alta sobre la necesidad de despenalizar el aborto en el país y en el mundo para proteger la vida de las mujeres.

Nosotras somos sus sucesoras.

¿Por qué apoyamos a las mujeres que necesitan abortar?​

¿Por qué queremos que el aborto en Venezuela y el mundo esté despenalizado?

‘Millones de mujeres en el mundo se han practicado abortos a lo largo de la historia, desde siempre. Las mujeres lo han hecho de diferentes maneras, formas seguras e inseguras. Si el aborto seguro no está disponible no se disminuye el número de abortos, pero sí aumenta la cantidad de mujeres que mueren por abortos mal practicados. El debate ahora no es si es correcto o no, se trata de que el aborto existe a pesar de todas las limitaciones políticas, legales, sociales, culturales que aún existen en muchos países, y es un deber de nuestra sociedad tomar acciones para que las mujeres no mueran por esta causa evitable. Hacer disponible el aborto seguro salvará diariamente la vida de muchas mujeres en el mundo!’

JuntasNosCuidamos

Campaña del 28S 2017 de safe2choose.org

Miles de mujeres en Venezuela y el mundo han interrumpido embarazos no deseados o complicados por muchas razones (todas válidas) desde siempre. Seguramente conoces a otras mujeres que han tomado esta decisión, posiblemente han ocultado este hecho de muchas personas por miedo a ser juzgadas, pero realmente es un suceso muy común en la vida de muchas mujeres y sólo nosotras nos vemos afectadas por la decisión de gestar o abortar. Nosotras las apoyamos a todas para que su proceso sea seguro, sano, y finalmente aceptado por nuestra sociedad y nuestras leyes.

Nosotras creemos que el aborto debe ser despenalizado, y también que debe ser posible acceder a él gratuitamente y de forma segura y anónima, respetando el derecho a la privacidad que toda persona en cualquier procedimiento o tratamiento médico debe tener.
 

​A continuación compartiremos contigo nuestros análisis y alegatos a favor de la despenalización del aborto, para que las uses en tu discurso. También puedes escribirnos con tus propias ideas para caminar juntas en este hermoso proceso de aprendizaje y rebelión.

¡JUNTAS SOMOS IMPARABLES!

¡EDUCACIÓN SEXUAL PARA DECIDIR!

¡ANTICONCEPTIVOS PARA NO ABORTAR!

¡ABORTO LEGAL PARA NO MORIR!

– Existe la falsa creencia de que si se legaliza o despenaliza el aborto las mujeres vamos a abortar de forma indiscriminada y frecuentemente, pero lo cierto es que las mujeres abortamos con o sin penalización. La diferencia está en que mientras las mujeres con grandes ingresos económicos pueden acceder al costoso mercado de clínicas privadas, las mujeres pobres ponemos en riesgo nuestras vidas al practicarnos abortos inseguros.

– En todos los países donde se ha legalizado el aborto se ha percibido un descenso de la cantidad de abortos practicados, y se ha disminuido a cero o a porcentajes ínfimos el número de muertes causadas por abortos mal practicados.

-Entre los elementos del discurso contra la despenalización del aborto se afirma que todos los abortos son nocivos para la salud de las mujeres. Sin embargo existe información sobre cómo realizarse un aborto seguro y sin riesgos apoyada en investigaciones de la OMS (Organización Mundial de la Salud) y difundida por muchas organizaciones de mujeres en el mundo.​

– Las mujeres no pierden su fertilidad, ni tienen complicaciones de salud utilizando el método correcto de la manera adecuada.​

– Normalmente se culpabiliza a las mujeres por tener relaciones sexuales y quedar embarazadas, es un discurso de odio (misógino) que nos niega frontalmente el derecho a gozar de una vida sexual placentera sin que esto conlleve a la maternidad obligatoria, porque absolutamente todos los métodos anticonceptivos tienen un margen de error. Muchas de las mujeres se contactan con JuntasNosCuidamos, Entre Nosotras, safe2choose, FALDAS-R u otra organización en busca del acceso a un aborto seguro, usaban un método anticonceptivo que falló.​

– No todas las mujeres tienen la misma educación sexual, muchas mujeres, en situación de pobreza en su mayoría, no tienen información sobre cómo funciona su cuerpo o cómo cuidarse de embarazos, infecciones y enfermedades de transmisión sexual. En este caso la irresponsabilidad proviene de la sociedad y la casi nula educación que se le proporciona a las mujeres con respecto a su sexualidad. Y en todo caso las implicaciones nos afectan únicamente a las mujeres, ya que los hombres no gestan, ni se ven cuestionados socialmente por las prácticas sexuales irresponsables que conducen a embarazos no deseados.​

– También se ha satanizado a la mujer que aborta, se dice de ella que está asesinando a un ser vivo. Éste argumento es bastante cuestionable, ya que en las primeras 20 semanas de gestación el embrión o feto no posee las características de lo que socialmente se entiende como un organismo vivo, pues no cuenta con la estructura orgánica funcional, ni con actividad cerebral o con sistema nervioso central. En cambio la mujer que está gestando sí que es un ser vivo completo, no solamente por poseer todas las características que el embrión-feto carece, sino también por existir en una sociedad, ser parte de ella, y haber desarrollado una vida basada en las experiencias, sentires y haceres, ésa es la vida que nosotras defendemos, la vida real y existente por encima de la hipotética. En todo caso un embrión o feto podría (o no) ser considerado una promesa de vida por la persona que gesta, que al desearlo le otorga un significado al proceso biológico y su producto.  A los procesos de gestación, parto y crianza deseados se les llama ‘maternidad voluntaria’ , y ésta también debe ser protegida y respetada.​

– Además se agrega sobre la mujer que aborta que es una persona que no siente respeto por la familia, o por las niñas y niños. ‘La realidad es que la mujer que aborta y la mujer que es madre no son mujeres distintas, son la misma mujer en momentos diferentes de su vida. A diario mujeres mayores que teniendo ya una familia numerosa y no quieren continuar con un embarazo no deseado acceden a alguna de las plataformas que proveen servicios de aborto (Fuente: FALDAS-R). Así mismo, muchas mujeres que han abortado previamente han formado familias en momentos más apropiados para su buen desarrollo.

-La sociedad culpabiliza a las mujeres por abortar, también afirma en que las mujeres sufrirán de problemas psicológicos como consecuencia de la culpa. Realmente si una mujer llega a sentir culpa es precisamente producto de la criminalización del aborto. ‘Nuestra experiencia nos ha enseñado que la mayoría de las mujeres sienten alivio al interrumpir voluntariamente un embarazo no deseado’ (FALDAS-R).​

– Los movimientos auto-nombrados Pro-vida dicen condenar el aborto por violar el derecho a la vida. Pero lo que ocurre en realidad es que ‘el Estado, las iglesias y tribunales se oponen al aborto argumentando que ‘defienden la vida del niño por nacer’. Pero lo cierto es que mientras el aborto sigue prohibido, ocurre clandestinamente dejando como resultado la muerte de las mujeres por las interrupciones mal realizadas. El ‘derecho a la vida’ no toma en cuenta el derecho a la vida de las mujeres.’ (Fuente: FALDAS-R).


– Se nos dice constantemente que las ‘aborteras’ (como llaman despectivamente a las mujeres feministas a favor de la despenalización o legalización del aborto) odiamos a las niñas y niños, y que deseamos que todas las mujeres aborten, lo cual no sólo es falso, sino absolutamente ridículo. Muchas mujeres de nuestras organizaciones son madres, educadoras prenatales (doulas), ginecólogas, obstetras, parteras, o defensoras de los derechos de las madres y familias. Nosotras creemos que formar una familia debe ser una decisión responsable, no el producto de un suceso accidental, o uno violento (como los abusos sexuales). Las madres voluntarias por lo general están mejor preparadas para la formación de sus hijas e hijos, y nosotras las apoyamos totalmente. Abortar es una decisión tan responsable como la de continuar un embarazo. Estamos seguras de que garantizar el derecho de las mujeres a decidir si tener o no una familia y en qué momento hacerlo va a contribuir enormemente en el mejoramiento de nuestra sociedad.​

– Tradicionalmente las parteras solían interrumpir embarazos y asistir partos en igual medida. Nosotras al igual que ellas estamos interesadas en la salud de las mujeres y en sus vidas, sea cual sea su decisión.​

Estamos a favor del aborto porque queremos preservar la vida de las mujeres; porque tenemos derecho a decidir si gestar o no porque es algo que va a ocurrir en nuestros cuerpos, y sólo en nuestros cuerpos; porque el sexo forma parte de nuestras vidas, de nuestro disfrute, y no tiene que terminar en la maternidad obligatoria, en la muerte o en problemas de salud; porque la autonomía sobre nuestros cuerpos es un derecho humano; porque el estado y la sociedad tienen una deuda con las mujeres venezolanas, y deben garantizarnos las condiciones para tener una vida sexual y reproductiva autónoma, libre de prejuicios y sana.​

Estamos a favor del aborto libre, seguro y gratuito en Venezuela, además, porque el contexto económico y sociocultural del país actualmente, y desde hace varios años,  ha condicionado a las mujeres en Venezuela a parir sin desearlo, o a abortar en condiciones inhumanas arriesgando sus vidas, y a otras tantas las ha condenado a la muerte. 

Ellos nos arrebataron todo derecho sobre nuestros cuerpos y nuestra reproducción, y ponen en riesgo nuestras vidas:

  • Las mafias farmacéuticas, que desde hace varios años ‘no disponen de misoprostol’ , ni siquiera con receta médica, y no dispensan métodos anticonceptivos de calidad y a  precios accesibles. Nosotras sabemos que están aliadas o pertenecen a sistemas de reventa clandestina.
  •  Los bachaqueros, que han secuestrado del mercado muchos productos indispensables para la salud de las mujeres, entre ellos el misoprostol y métodos anticonceptivos. Sabemos que los revenden a precios inaccesibles.
  • El estado venezolano, que desde hace años ha postergado los debates sobre las propuestas para despenalizar el aborto; que no le ha dado importancia a las políticas de protección a la salud de las mujeres,  pues la mayoría de las políticas públicas destinadas específicamente a éste ámbito funcionan por poco tiempo antes de caer en el total abandono; que no ha facilitado un contexto que favorezca la jurisprudencia al rededor de la Ley Orgánica para el Derecho de la Mujer a una Vida libre de Violencia, particularmente los artículos que describen derechos de salud constantemente violentados por sus instituciones;  que no garantiza el acceso a métodos anticonceptivos; cuyo Ministerio del Poder Popular para la Salud no ha revisado y permitido el uso de la mifepristona en el país, aún siendo de dominio público que éste medicamento es fundamental para las mujeres; que no ha implementado políticas de educación sexual para niñas, adolescentes y mujeres, que nos de acceso a un conocimiento completo y profundo sobre nuestros cuerpos, nuestra sexualidad y nuestros procesos biológicos.
  • El bloqueo económico y el conflicto político promovido por el gobierno y los grupos de poder de Estados Unidos de Norteamérica y sus alineados (actualmente el grupo Lima y gran parte de la unión Europea), cuyo discurso ‘humanitario’ cae en el vacío tras la comprobación de que el bloqueo nos impide el acceso a tratamientos de calidad para protegernos de embarazos no deseados, infecciones y enfermedades de transmisión sexual, y cuya campaña misógina se ha centrado en el ataque a las necesidades y costumbres de las mujeres venezolanas innumerables veces en evidente acto de manipulación.
  • Las iglesias y cultos conservadores, cuya creencias imponen a la sociedad toda, y de manera arbitraria se inmiscuyen en asuntos políticos para promover su régimen absolutista y controlador, y cuyo discurso de odio hacia las mujeres ha respondido históricamente con satanaización, juicio y condena a todos nuestros intentos de conquistar nuestra autonomía. 
  • Los sujetos políticos que a muchos niveles pugnan por extirpar de las agendas políticas todo tema que sea específicamente de las mujeres. Toda organización, toda campaña, todo esfuerzo por alcanzar un derecho para las mujeres, o mejorar nuestras vidas se aplaza de manera sistemática por éstos actores políticos en cómoda complicidad con el sistema patriarcal. Éstos sujetos que existen por montones han logrado desmovilizar a muchas mujeres de sus luchas y aspiraciones  políticas, constituyendo un atraso para alcanzar derechos de vida fundamentales como la interrupción voluntaria de un embrazo no deseado o complicado.

En Venezuela las mujeres necesitamos que se apruebe la despenalización del aborto, necesitamos una Ley Orgánica de Derechos Sexuales y Derechos Reproductivos que garantice la autonomía y el goce de nuestra sexualidad y reproducción, acciones concretas que garanticen el desarrollo de su jurisprudencia, y conciencia política sobre los asuntos urgentes que afectan a las mujeres, nuestra salud e incluso nuestras vidas.

El aborto existe, mientras sea clandestino seguirá siendo un problema de salud pública, y un atentado en contra de la vida de las mujeres en edad reproductiva.

JuntasNosCuidamos es una de las organizaciones nacidas para ayudar a las mujeres en Venezuela a hacer valer su derecho a la vida y a su autonomía reproductiva

¿Quieres movilizarte por el aborto libre, seguro y gratuito?

Conócenos

¡Organicemos juntas la campaña! 

¿Ya estás movilizada?

¡Juntemos nuestras ideas!

2 comentarios en “El aborto en Venezuela

  1. Es muy cierto el relato de junta nos cuidamos cuando se habla de aborto discriminan mucha la mujer hasta la tratan de asesina, pero no saben en consentimiento de cada mujer, al hacer un aborto es una decisión de cada quien saber el porque lo va hacer, si es por problema económico, no hay ayuda familiar, problema de pareja o tan sencillamente que no quiere gestar a ese tipo de HOMBRE que tiene..

  2. Saludos!! deseo felicitarlas por tan noble labor! Cuenten conmigo para continuar acompañándolas en la lucha!! Me ofrezco para aportarles en lo que pueda. ¿Podría apoyar con contenido audiovisual para ustedes? ya que soy locutora y con gusto lo haría!!!Infinitas gracias por su ayuda para conmigo y nuestra sociedad!!!
    Alva Villarreal

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *